Vidrios cortafuego mediante intercalarios intumescentes

SOLUCIONES TRADICIONALES

La utilización del vidrio como elemento de compartimentación, ya sea en forma de paramentos acristalados o por estar presente en puertas y ventanas, presenta ciertos problemas vinculados a las limitaciones para garantizar la sectorización ante situaciones de fuego. Tradicionalmente se venían empleando vidrios armados por una malla de acero embebida en su interior, con el consiguiente condicionamiento estético que esto supone.
La mala fama de este tipo de solución se debe en gran parte la baja calidad de las soluciones ofrecidas por muchas empresas del sector, y a soluciones poco acertadas por parte de algunos arquitectos. Si bien es cierto que en determinadas situaciones la limitación a la transparencia que lleva asociada, no resulta aceptable.

SOLUCIONES CONTEMPORÁNEAS

En la actualidad, el avance en el desarrollo de materiales de construcción, posibilita eliminar el armado interior en la hoja, pero también extender las propiedades de servicio durante el incendio y sumar nuevas exigencias.

CARACTERÍSTICAS GENERALES

Las características de resistencia al fuego y estabilidad de un elemento de construcción de vidrio determinan cuánto tiempo dicho elemento es capaz de contrarrestar la propagación de las llamas, limitándolas a una determinada zona. A estas se suman las exigencias de servicio, que requieren un determinado nivel de calidad durante su vida útil en situación regular.

Estabilidad mecánica: El vidrio no se rompe frente al choque térmico, o bien se rompe según la previsión de funcionamiento del sistema.
Estanqueidad al fuego y gases: El vidrio bloquea la propagación de las llamas, el humo y los gases El incendio queda circunscrito a una zona determinada.
Limitación de la radiación: El vidrio limita la cantidad de calor que se propaga hacia la zona que se desea proteger.
Aislamiento térmico: La temperatura media del vidrio en el lado protegido se mantiene por debajo de 120°C, eliminando así el riesgo de combustión debida a la radiación o la convección de las sustancias expuestas a las llamas, permitiendo con ello la evacuación del edificio con más calma y seguridad.
Transparencia: La calidad en la transparencia del vidrio no se ve afectada por los requerimientos de resistencia al fuego.

La nueva clasificación de las normas europeas utiliza el siguiente criterios:

  • R. Resistencia o estabilidad estructural del elemento.
  • E. Estanqueidad al paso de las llamas y gases emitidos en la combustión.
  • I. Capacidad de aislamiento térmico de la cara no expuesta.
  • W. Transferencia térmica máxima por radiación.

Los ensayos permiten establecer homologaciones, informes y autorizaciones de empleo oficial. Se refieren exclusivamente a elementos de construcción completos e idénticos y a su montaje, del que depende su efectividad y estará sometido a control.

Trabajo desarrollado para la asignatura “Nuevos materiales y sistemas para la ejecución” de la ETSArquitectura de Coruña durante el curso 2013/2014. Realizado por Pablo Gegúndez Marey.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s